2009-06-23

La Noche de San Juan

Si bien es cierto la noche del 23 de junio, vísperas de la fiesta del martirio de San Juan Bautista, que el calendario católico celebra el 24 de junio, es celebrada con ceremonias esotéricas, en gran parte del mundo occidental, y en Chile, cobra especial relevancia en nuestra región de Los Lagos, ya que esta festividad se ha transformado en una de las ceremonias populares más arraigadas en las costumbres del pueblo chilote.

Habitualmente coincidente con el año nuevo mapuche, marca la noche del solsticio de verano en el hemisferio norte, y solsticio de invierno en el hemisferio sur. Siendo la noche más larga, donde la liturgia romana, sitúa el martirió del profeta Juan Bautista, el cual es decapitado ante las solicitudes de la facinerosa hijastra del Rey Herodes, Salomé, la cual tras bailar con candentes movimientos ante su tío, logra deducirlo y pedirle a cambio de sus favores la cabeza del Bautista en una bandeja de plata.

Por dicho triunfo del mal y la tentación, sobre el sano juicio, es que se considera que esta es la noche en la cual los seres mágicos se liberan, para dar rienda suelta a sus maquinaciones y maleficios, es la noche donde se puede firmar contrato con el diablo, ver arder los entierros, conocer el futuro, efectuar sortilegios de amor, bendecir los campos, rogar por dinero, hacer el bien, o echarle el mal a alguien, etc.

Mientras muchos tiran inocentemente sus papas bajo la cama para hacer las pruebas de San Juan, en los oscuros campos de Chiloé, las brujas y brujos se dan citas, en descarnados aquelarres, invocan a seres para nosotros desconocidos, y salen a tomar tierra de los cementerios, yerbas y almacenar rocío de esta noche, para hacer, ya sean sus “remedios”, o bien sus “encargos”, con los cuales trabajarán a sus enemigos o cumplirán con los deseos de sus clientes.

Los gritos de las mujeres en la madrugada, cuando lavan sus cabellos con el rocío de la noche más noche del año, se escuchan a lo lejos gritando “San Juan!, San Juan!, dame milcaos yo te daré pan!”, mientras las jóvenes husmean en los dinteles de su casa pasada la media noche tratando de descubrir quién será su marido.

En diversas localidades se espera la medianoche con grandes fiestas y bailes, con mucha comida y ruido, para espantar al malo.

Si quieres saber más sobre la noche de San Juan te recomendamos leer

“El libro de la mitología, historias, leyendas y creencias mágicas obtenidas de la tradición oral”, autor Cárdenas, Renato, de la Editorial Atelí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario