2009-08-10

Fallece Alfonso Calderón


A los 78 años, dejo de existir el destacado escritor y Premio Nacional de Literatura 1998, Alfonso Calderón Squadrito, padre de la poetisa Teresa Calderón.


Autor de “Primer consejo a los arcángeles del viento", "El país jubiloso, "La Tempestad", "Antología de la poesía chilena contemporánea" y sus últimas creaciones "Memorial del viejo Santiago" y "Una bujía a pleno sol", lanzada en 1997, Calderón nos sorprende con su repentina partida.

Biografía (Memoria Chilena)


“La escritura de 'ningún día sin una línea' es un desafío que me he hecho a mí mismo, y viene del sentimiento de culpabilidad de esos días en los que era un vagabundo del Dharma que más bien reescribía, derrochando los días, lanzándolos contra los muros como partículas de alta velocidad”. Escritor multifacético y academémico de varias universidades chilenas, Alfonso Calderón Squadritto nació el 21 de noviembre de 1930, en San Fernando. Realizó sus estudios en Los Ángeles y Temuco. Posteriormente se trasladó a Santiago para continuar con sus estudios superiores en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, titulándose como profesor de castellano y periodista. Su producción literaria abarca diversos géneros: poesía, memoria, novela, ensayo, y, principalmente, ese género híbrido, fragmentario y residual que es el diario, a la manera de André Gide, Ernst Jünger, Julien Green o Luis Oyarzún, contando con más de cincuenta obras editadas. En 1949, publicó su primer libro de poemas Primer consejo a los arcángeles del viento. En el ámbito de su obra poética destacan El país jubiloso (1958), Isla de los bienaventurados (1973), Poemas para clavecín (1978) -con el que obtuvo el Premio Municipal de Santiago en 1979- y Música de cámara (1981), Una bujía a pleno sol (1998) Premio Municipal de Poesía y Santa María de los Ángeles (2001). A sus múltiples antologías -Antología de la fábula (1964), Antología de leyendas y tradiciones (1965), Antología de la poesía chilena contemporánea (1971), Antología poética de Gabriela Mistral (1974), entre otras- se sumó un interesante trabajo memorialista -Memorial de Valparaíso (1968), Memorial del viejo Santiago, imágenes costumbristas (1984), Cuando Chile cumplió 100 años (1973) y Una invisible comparsa (1988). En 1995 publicó La Valija de Rimbaud que es el primer tomo de una serie de volúmenes correspondientes a sus diarios de vida. En 1970, publicó su novela Toca esa rumba don Azpiazu, que refleja la sensibilidad de su generación. Su trayectoria como comentarista en diarios y revistas comenzó en 1952, en los diarios El Serenense y El Día, de La Serena. El año 1965 trabajó haciendo comentarios de libros en la revista Ercilla, hasta que en 1971 se integró al proyecto de la Editora Nacional Quimantú. Activo miembro del ambiente cultural y literario del país, en 1969 participó del Encuentro de Escritores Latinoamericanos. Calderón, integrante de la Generación Literaria de 1950, privilegió una vida dedicada a la literatura y a la formación de nuevos autores nacionales, junto con desarrollar una importante labor de orientación y sistematización de las letras chilenas. En este sentido destacó su labor en el ordenamiento y edición de las crónicas de Augusto D'Halmar, Joaquín Edwards Bello, Teófilo Cid y Ricardo Latcham, entre otros, además de los ensayos de Martín Cerda, dispersos en diarios y revistas. Por su destacada trayectoria en la creación y difusión literarias, Alfonso Calderón fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 1998.

No hay comentarios:

Publicar un comentario