2010-08-06

Inauguración casa palafito Coloane

El jueves 5 de agosto se inauguro en la comuna de Quemchi la Casa Palafito que alberga parte del legado bibliográfico y documental del destacado escritor quemchino y premio nacional de literatura 1964, don Francisco Coloane.

Los palafitos son estructuras habitualmente utilizadas como casa habitación, apoyadas sobre pilares de madera que permiten su construcción en borde mar, de tal forma que sus bases pueden verse en las horas de marea baja, en Chile son característicos de la zona de Chiloé.

En este caso particular la casa palafito fue trasladada por mar desde el estero Tubildad, en una minga de tiradura de casa por mar y tierra en el mes de enero que convoco la atención de muchos expectadores, siendo destacada como noticia incluso a nivel nacional. La Minga constituye en Chiloé y otras localidades una forma de trabajo comunitario, donde las familias se apoyan entre sí para llevar a cabo una tarea de carácter mayor, es habitual culminarla con un festejo en torno a un curanto, plato típico de la zona.

La encargada de cultura y jefa de la biblioteca pública de Quemchi, fue quien lidero este proceso, por medio de la ejecución del proyecto "Volvamos al mar", contando con el constante apoyo de la familia del escritor. Es por esta razón que la casa quedo establecida al costado de la biblioteca municipal, el el barrio Yungay de dicha comuna.

Cabe destacar el importante trabajo realizado por Teolinda Higueras, que permite rescatar este tesoro patrimonial para su comunidad, y a la vez dar muestras de las más profundas raíces de la cultura chilota.

La BP Nº 333 celebra el día del niño


La Biblioteca Pública Municipal en convenio con DIBAM Nº 333 de la comuna de Queilen, en la provincia de Chiloé, celebro el día del niño.

Con la asistencia de los menores pertenecientes a los colegios de la comuna, y en torno al libro y la lectura, los niños visitaron su biblioteca, jugaron, escucharon, leyeron y se relacionaron con los libros.

La iniciativa implementada por la jefa de la unidad en conjunto a profesoras y tías del colegio se enmarca en las celebraciones del Día Internacional del Niño, que busca destacar y poner de manifiesto los derechos del niño, entre los cuales se cuenta el derecho a la educación de calidad, derecho en el cual las bibliotecas públicas y escolares desempeñan un rol fundamental.

Juguemos a leer en el día del niño





Celebra este día del niño leyendo, es un consejo de CRBP de Los Lagos

2010-08-04

Recordando a Hans Christian Andersen


Un día 04 de agosto de 1875, dejo de existir el Dinamarca el gran escritor y poeta danes, Hans Christian Andersen.

Nació el 2 de abril de 1805 en Odense, Dinamarca. De una familia tan pobre que en ocasiones hasta tuvo que dormir bajo un puente ymendigar. Era hijo de un zapatero instruido, pero enfermizo, de veintidós años y de una lavandera quien era de confesión protestante. Andersen dedicó a su madre debido a su pobreza La pequeña cerillera, así como No sirve para nada, en razón de su alcoholismo.

Hans Christian mostró una gran imaginación desde temprana edad; la que fue alentada por la indulgencia de ambos padres y la superstición de la madre. En 1816 murió su padre, y Andersen dejó de asistir a la escuela; se dedicó a leer todas las obras que pudiera conseguir, entre ellas las de Ludvig Holberg y William Shakespeare.


Andersen decidió convertirse en cantante de ópera y se trasladó a Copenhague en septiembre de 1819. Una vez allí fue tomado porlunático, rechazado y prácticamente se quedó sin nada; pero hizo amistad con los músicos Christoph Weyse y Siboni y más tarde con el poeta Frederik Hoegh Guldberg.

Su voz le había fallado, pero fue admitido como alumno de danza en el Teatro Real de Copenhague. Perezoso como era, perdió el apoyo de Guldberg, pero hizo amistad esta vez con Jonas Collin, el director del Teatro Real, que sería su amigo de por vida.

El rey Federico VI se interesó en el extraño muchacho y lo envió durante algunos años a la escuela de Slagelse. A pesar de su aversión por los estudios, Andersen permaneció en Slagelse y en la escuela de Elsinor (en danés Helsingør) hasta 1827, aunque más tarde admitió que estos años fueron los más oscuros y amargos de su vida. Collin finalmente consideró acabados sus estudios y Andersen volvió a Copenhague.


El mismo año de 1827 Hans Christian logró la publicación de su poema "El niño moribundo" en la revista literaria Kjøbenhavns flyvende Post, la más prestigiosa del momento; apareciendo en las versiones danesa y alemana de la revista.

Al año siguiente Andersen ingresó a la Universidad de Copenhague. En 1829, cuando sus amigos ya consideraban que nada bueno saldría de su excentricidad y vivacidad, tuvo considerable éxito con un volumen llamado "Un paseo desde el canal de Holmen a la punta Este de la isla de Amager".

Andersen fue un viajero empedernido - «viajar es vivir», decía - y escribirá después sus impresiones en los periódicos. De sus idas y venidas también sacó tema para sus escritos.

Exitosa fue también su primera obra de teatro, "El amor en la torre de San Nicolás", publicada el año de 1839.

Para 1831 había publicado el poemario Fantasías y esbozos y realizado un viaje a Berlín, cuya crónica apareció con el título Siluetas. En1833, recibió del rey una pequeña beca de viaje e hizo el primero de sus largos viajes por Europa.

En 1834 llegó a Roma. Fue Italia la que inspiró su primera novela, El Improvisador publicada en 1835, con bastante éxito. En este mismo año aparecieron también las dos primeras ediciones de Historias de aventuras para niños, seguidas de varias novelas de historias cortas. Antes había publicado un libreto para ópera, La novia de Lammermoor, y un libro de poemas titulado Los doce meses del año.

El valor de estas obras en principio no fue muy apreciado; teniendo por consecuencia poco éxito de venta. No obstante, en 1838 Hans Christian Andersen ya era un escritor establecido. La fama de sus cuentos de hadas fue creciendo. Comenzó a escribir una segunda serie en 1838 y una tercera en 1843, que apareció publicada con el título Cuentos nuevos. Entre sus más famosos cuentos se encuentran «El patito feo», «El traje nuevo del emperador», «La reina de las nieves», «Las zapatillas rojas», «El soldadito de plomo», «El ruiseñor», «La sirenita», «El ave Fénix», «La sombra», «La princesa y el guisante» entre otros. Han sido traducidos a más de 80 idiomas y adaptados a obras de teatro, ballets, películas, dibujos animados, juegos en CD y obras de escultura y pintura.

Andersen fue un gran viajero. El más largo de sus viajes, entre 1840 y 1841, lo realizó a través de Alemania (donde hizo su primer viaje entren), Italia, Malta y Grecia a Constantinopla. El viaje de vuelta lo llevó hasta el Mar Negro y el Danubio. El libro El bazar de un poeta (1842) donde narra su experiencia. Es considerado por muchos su mejor libro de viajes.

Andersen se convirtió en un personaje conocido en gran parte de Europa, a pesar de que en Dinamarca no se le reconocía del todo como escritor. Sus obras, para ese tiempo, ya se habían traducido al francés, al inglés y al alemán. En junio de 1847 visitó Inglaterra por primera vez, resultando dicho viaje ser todo un éxito. Charles Dickens lo acompañó en su partida.

Después de esto Andersen continuó con sus publicaciones, aspirando convertirse en novelista y dramaturgo, lo que no consiguió. De hecho, Andersen no tenía demasiado interés en sus cuentos de hadas, a pesar de que será justamente por ellos, por los que es apreciado hoy en día. Aun así, continuó escribiéndolos y en 1847 y 1848 aparecieron dos nuevos volúmenes. Tras un largo silencio, Andersen publicó en 1857otra novela: "Ser o no ser". En 1863, después de otro viaje, publicó un nuevo libro de viaje, en España, país donde le impresionaron especialmente las ciudades de Málaga (donde tiene erigida una estatua en su honor), Granada, Alicante y Toledo.

Una costumbre que Andersen mantuvo por muchos años, a partir de 1858, era narrar de su propia voz los cuentos que le volvieron famoso.

Sus cuentos para niños continuaron apareciendo hasta 1872, cuando las últimas historias fueron publicadas en navidad. Durante la primavera de ese año, Andersen sufrió una caída desde su propia cama, lo que le produjo heridas graves. Nunca volvió a recuperarse del todo, y el 4 de agosto de 1875 murió en la casa llamada Rolighed, cerca de Copenhague donde está enterrado.


(fuente Wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Hans_Christian_Andersen)