2012-05-18

Vampiros en la Literatura

No son pocos los lectores que se acercan a las bibliotecas públicas a solicitar libros basados en las historias de vampiros, desde los grandes clásicos, hasta los Best Seller y saga de última moda, que narran las costumbres y hábitos alimenticios, sociales y amatorios de estos no muertos habitantes de la noche…y algunos del día.

Por su parte cuando hablamos de literatura vampírica, nos referimos a aquellas obras donde el desarrollo de la misma se produce en torno a la figura de un vampiro. Los vampiros son figuras míticas que personifican mayoritariamente a individuos que ya muertos retornan a la vida en condiciones sobrehumanas, y que figuran en la narración oral y el inconsciente colectivo de las muchas antiguas  culturas desde tiempos inmemorables.



A pesar de encontrar reseñas de personajes vampíricos en las baladas góticas del siglo XVIII, no es hasta la novela The Vampary (el vampiro) de Polidori, publicada en 1819, que el yo literario del vampiro se comienza a popularizar en los cánones más reconocidos de la novela.

Ahora bien, el sub-género vampírico, encuentra su año cero en la obra Drácula, de Bram Stoker (1897). En esta obra Stoker entrega a su personaje central el conde Drácula un escenario de desarrollo que incluso logra justificar el comportamiento del vampiro desde su aspecto psicológico, que nace desde la contra respuesta a la divinidad, una vida desgraciada afectivamente, y un enfrentamiento entre aquello que no es, el no vivo, con aquello que es. En esta descripción se aborda el vampirismo como un todo y un desequilibrio psíquico espiritual.

En muchos casos los vampiros se presentan como seres malignos y se confrontan a las autoridades religiosas y morales de la época, situaciones que son destacadas por su temor al agua bendita, la hostia consagra y los signos religiosos; pero a medida que la sociedad avanza al laicicismo la figura del vampiro va venciendo estas restricciones, y podremos encontrar incluso piadosos vampiros que asisten a misa o entablan curiosas amistades con clérigos.

Su habitad de noche tiende a situar este tipo de obras más cercanas a la literatura gótica que a la de terror. Por otra parte la ambigüedad sexual del vampiro lo acerca mucho a la literatura homosexual, como es el caso de “Entrevista con el Vampiro” de Anne Racce. Otros autores los confrontarán como enemigos naturales de los licántropos, o más conocidos hombres lobo.

Muchos textos de la literatura vampírica conforman una especie de biblia del movimiento vampírico a nivel mundial, donde grupos de personas asumen el comportamiento del vampiro como un estilo particular de vida, cultivando sus modos y vestuarios (esperemos que no sus costumbres alimenticias).

En la actualidad, en contraposición a los mundos mágicos, como los descritos en “El Señor de los Añillos”, o las aventuras de “Harry Potter”, la saga “Crepúsculo” de Stephanie Meyer, capto la atención de cientos de miles de lectores, pero también generó polémica entre los lectores clásicos de vampiro al romper con sus personajes la estructura clásica del vampiro, y mezclarlo en historia de amor con personajes no vampiros.



Durante el mes de mayo se celebra el mes del Vampiro, dado que se data en este mes pero de 1897 la publicación de la novela Drácula del autor irlandés Bram Stoker.

Para saber más sobre el tema:

http://es.wikipedia.org/wiki/Dr%C3%A1cula

http://es.wikipedia.org/wiki/Vampiros_en_la_literatura

http://es.wikipedia.org/wiki/Vampiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario